Archivos de la categoría ‘España-Alemania’

España 1 – 1 Alemania

Publicado: enero 28, 2013 en España-Alemania

Paradójicamente, Alemania empata el marcador mediante el mismo modo que lo consiguió España, los medios de transporte. Sin embargo, el gol es un poco irónico.

Todo aquel que haya estado en Alemania, y muchos sin haber estado, sabrán de la ausencia de revisores o tornos en los tranvías y trenes. Se confía en la honradez del viajero, expuesto eso sí a grandes multas (supongo) en caso de ser cazado por los espontáneos revisores. Además, los billetes de tren tienen validez por un periodo de tiempo -unas semanas- a diferencia de en España que valen únicamente para el tren de una determinada hora de un determinado día.

Pues bien, en mi caso he viajado ya cuatro veces -ida y vuelta a Estrasburgo- con dos billetes, y todavía me queda por disfrutar al menos un viaje más a coste null cero (perdonad pero el alemán ya me sale solo).

La picaresca española empezó en el primer trayecto. En vez de llevar conmigo el billete, imprimí el email de confirmación que no representaba nada más que eso. En ese trayecto pasó el revisor, pero ante el españolito que no sabía hablar francés ni alemán y que era tan simpático, la conversación acabó con un : per moi ce bon, mais pour le retou obtenir votre billet. Por mí parte solo quedó decir: Merci. A la vuelta tras la cancelación del tren y tener que coger uno bastante más tarde, era poco concurrido por lo que la ausencia de revisor no calmó mi frustración. Ese día tras haber pasado el fin de semana fuera de casa, me ví en la mano con dos billetes en la mano, dos x uno, zwai x eins, deu x un.

El segundo fin de semana, en la ida me cazaron y me picaron el billete. Malditos! Para la vuelta, desde territorio francés saqué toda la cultura española a relucir, e hice caso omiso de la máquina en la que cada viajero debía picar su billete. La táctica era clara, si venía el revisor, yo le daba mi billete y me hacía el tonto (ya, sé que estás pensando que no me costaría mucho hacerme pasar por uno). Sin embargo el revisor vino, vio, y se fue. Ni siquiera se percató de que mi billete no estaba picado, y además se despidió con un Merci! Gracias a tí majo.

Alemania ha terminado de lograr este gol también en gracias a los excepcionales kebabs que comí con Bueno y Daniel el sábado. Ni punto de comparación con cualquier otro que se pueda comer en España. El tamaño era descomunal, y su sabor todavía más. En mi caso pedí un Yufka American, que tenía patatas y cocktailsauce. Hubo que coger el coche para ir de propio a ese restaurante, pero vaya que si mereció la pena. Parada obligatoria antes de volver a España. Os dejo una foto de la delicia (no os asusteis con esa mano):

Fantastikenn

Fantastikenn

Nada más por hoy, últimamente Pepe está un poco ocupado, y ahora su mente la empieza a ocupar la llegada de Pepa este viernes. Preparativos y planificación de visitas que a buen seguro compartiré con todos vosotros. Y también la nueva fiesta de disfraces que fue muy distinta a la de la semana pasada y con una vuelta a casa mucho más plácida.

Au Wiedersehen Freunde

España 1-0 Alemania

Publicado: enero 20, 2013 en España-Alemania

El primer punto para España se lo lleva en medios de transporte gracias a los enormes deméritos de los alemanes, ya que este fin de semana ha sido una cagada tras otra. Una cagada por día que ha podido influir gravemente en la salud de Pepe.

1. Este fallo se puede atribuir a partes iguales entre el conductor del autobús y Pepe por fiarse 100% de la puntualidad alemana, y prever su llegada a la estación con tan sólo 15 minutos de antelación. Pues bien, el autobús llegó tarde, y además tardó aproximadamente un 50% más del tiempo previsto en llegar a destino. Resultado: Pepe corriendo al andén mientras veía que el tren se iba. Si fuese una escena de cine, indudablemente el protagonista habría alcanzado el tren y subido en marcha, pero en la vida real tocó darse media vuelta con cara de tonto e ir a información.

2. Carnavales en un lugar algo alejado de la mano de dios. Vamos, desde el punto de vista del mundo del taxi, un banco enorme de peces donde pescar. Se ve que hay pocos pescadores dispuestos a salir de noche, y el resultado derivó en VARIAS HORAS esperando un taxi con una temperatura estimada de -8/-10º. Durante un tiempo pensamos que la única opción era refugiarnos en un cajero, y pasar la noche esperando a que se hiciese de día y otros medios de transporte nos brindasen una nueva oportunidad. Afortunadamente no fue así, y tras unas cabezadas un taxi salvador vino a nuestro encuentro.

3. Llegada a la estación de Strasburgo. Voy a imprimir el billete y……. train suprimé. La única opción era coger un tren casi 2 horas más tarde y que encima no me dejaba en Saarbrucken, sino en Sarreguemines, un pueblo “cercano” donde debía coger un tranvía con duración de media horita. ¿Adivinais la espera entre el tren y tranvía? Pues casi otra hora que añadir al viaje. Y para más hinri, los domingos los buses operan por debajo del nivel de servicios mínimos que tenemos en España, así que opté por la opción más rápida y efectiva, un taxi hasta casa.

Ha sido un amor y desamor muy rápido el mío con la puntualidad alemana. No pasa nada, la herida no es muy profunda y cicatrizará rápido, seré más cauto la próxima vez.

España 0-0 Alemania

Publicado: enero 16, 2013 en España-Alemania

-Vente a Alemania

-Es que me da palo…. sin saber alemán……

-¿Sabes inglés?

-Sí, más o menos.

-Entonces vente, tranquilo Pepe!! Aquí hablan inglés hasta los barrenderos.

-¿A sí? ¿Todos?

-No, sólo los de la casa de la gominola en la calle de la piruleta

No sé quién empezó con el mito de que los alemanes hablan todos los idiomas que se precien. He cruzado palabras con gente de diversas edades y profesiones, y como pasa en nuestra querida España, hay gente que sabe inglés, gente que no dice ni jelou, y gente que sabe palabras básicas para hacerte entender.

Es totalmente comprensible que la conversación con un conductor de autobús o con el vendedor en una tienda de telefonía sea complicada. Por una parte en alemán, por la otra en español, y ambos esperando que su sonrisa y simpatía hagan la función de traductor.

Sin embargo, entre el distinguido grupo de alemanes que con esfuerzo articulan un jelou y un sorry (con acento de Sergio Ramos) se encuentran profesionales que en teoría deberían dominar los idiomas, como vendedores internacionales o personal de información/turismo.

Así que cabeza arriba, y a seguir aprendiendo idiomas, porque aunque nos cuesta, no está de más citar a un impresentable: Al loro, que no estamos tan mal.

Me éncant España

Me éncant España